BALONES DE FUTBOL EN VEZ DE PISTOLAS

Por: Olga Trujillo

 

Siete meses permaneció en el vientre de su madre. El doctor dio pocas esperanzas de vida, pero la fuerza de voluntad no es algo que pueda pronosticarse. Ya tiene 13 años. Se llama Zaira Guerrero, juega futbol con niños y vive en una de las colonias más peligrosa de Guadalajara, “La Jalisco”, que por su geografía y dinámica social parece una olla donde se cocina el narcotráfico.

“Mi colonia es conflictiva, hay cholos, pero pasan las patrullas en la noche y si ven a alguien sospechoso se lo llevan”, dice Zaira a Diosas Olímpicas para mostrar cómo se tranquiliza a sí misma.

Los documentos lo confirman: A través del pandillerismo se han cometido en mayor medida los delitos de la zona. La Universidad de Guadalajara publicó en su Gaceta de 2013 mapas criminalísticos que identificaron a 67 bandas en el municipio de Tonalá, de las cuales nueve pertenecen a la colonia Jalisco y cuyas principales riñas son por ganar territorio, drogas o “prestigio” en la zona. El resultado: constantes asesinatos de los integrantes de esas bandas.

El perfil de Zaira, una niña desprotegida en una colonia como ‘La Jalisco’, fue un blanco perfecto para Glorias del Deporte, una iniciativa del gobierno que involucra balones en vez de pistolas y cuya duración fue de cuatro meses (de septiembre a diciembre del 2013). En 13 estados de la República dentro de colonias similares a la de Zaira, 21 academias comandadas por veinte futbolistas famosos –algunos de ellos mundialistas– y sólo una mujer ex seleccionada nacional, Fátima Leyva, fueron elegidos para dar entrenamientos de futbol que se complementaron con talleres de violencia, sexualidad, proyecto de vida y liderazgo, entre otros. El objetivo: Alejar a los adolescentes de las drogas y la delincuencia para atraerlos hacia el deporte; una dura batalla, pues la realidad es que México vive una guerra contra el narcotráfico.
El ‘Tiburón’ Joel Sánchez, mundialista mexicano en Francia ’98, estuvo a cargo en la academia de ‘La Jalisco’. Ex jugador de las Chivas de Guadalajara, uno de los equipos más populares de México. Con la misma precisión con la que cuidaba el área, describe su experiencia en Glorias del Deporte:

“Estamos ávidos de una juventud sana, es la clave de nuestro futuro. A mí me tocó tener 70 niños, 35 por turno –mañana y tarde–, entre ellos sólo tres niñas en el primer horario y dos en el segundo, aunque una de ellas se tuvo que ir para ayudar a sus papás en el trabajo. Cuando acabó el ciclo, había otros en lista de espera”, la mayoría con el mismo perfil de los que sí alcanzaron lugar: consumidores de drogas, delincuentes, víctimas de abusos o con padres alcohólicos.

El ex futbolista quien describe a Zaira como una niña muy puntualita, ordenada y disciplinada también explica cómo se integró entre los niños pues es “una niña muy autosuficiente, con mucha personalidad, de carácter fuerte –ríe– porque les competía a los niños y ¡no se hacía menos ni en la cancha, ni a la hora de opinar en los talleres! Siempre tratábamos de darle su lugar, de respetarla como niña pues para nosotros era más ‘delicadita’ pero ella no se daba cuenta y eso nos ayudó a trabajar”.

Para jugar, Zaira no sólo tuvo que enfrentarse a su entorno. Los primeros obstáculos estaban en casa: “La gente tiene la mala idea de que el futbol es para hombres, según mi papá ‘es para machos’”, cuenta la estudiante de secundaria de una situación que en México es muy parecida a la constante con pocas variables. Y remata su madre: “su papá se enojó mucho cuando la inscribí en el programa, porque creía que le iban a faltar al respeto”.

El padre de Zaira es obrero en una fábrica de vidrio y su madre, Margarita Saldaña, atiende un ‘cibercafé’ ubicado en su casa con lo que apoya económicamente a la familia, aunque a Zaira le da un especial respaldo: “Es una líder que destaca en todo lo que hace”. El caso de Zaira es más peculiar, una niña que es empujada por su carácter y su fuerza de voluntad, se convirtió en la única mujer que terminó el curso en el grupo vespertino de Tonalá, situación que en ninguna de las 20 academias restantes sucedió (en Campeche, al sur del país, se inscribieron 27 alumnas).

De hecho el total de niñas que participaron en el programa fue de 228, es decir, sólo 15.67 por ciento comparado con 1,217 niños, una participación casi nula si se considera que desde hace 35 años en el país hay 2.6 millones más de mujeres que de varones.

Por eso las gambetas que constantemente Zaira le hace a los contratiempos de su entorno se desdibujan cuando enfrenta su presente: “Vi a la Sub 17 Femenil cuando fue eliminada por Japón (en marzo de este año y por Televisión). Ellas me motivan y a la vez me ponen triste porque ya tengo 13 años y no veo la mejoría, no tengo un club específico, de todas maneras yo no me hago a la idea de que no pueda… tal vez cuando sea más grande debutaré. Mi sueño es ser futbolista y si no lo logro, quisiera ser abogada”, dice la adolescente quien fue buscada por el entrenador de la colonia para llevarla a uno de los equipos de niños que como ella, buscan una salida a la inactividad y a la trampa más atractiva con un rostro ya conocido en cada rincón del país: el narcotráfico.

 

Glorias_4

 

Glorias_3

 

 

TIJUANA, LA PUERTA DE MÉXICO EN FRONTERA

 

A poco más de dos mil kilómetros de Tonalá está Tijuana, la puerta de México en la frontera, conocida por ser el puente para transitar drogas a Estados Unidos, reclutar niños y niñas para el narcotráfico e incluso verlos migrar solos y solas para huir de la violencia en sus países a pesar de tener menos de 13 años.

Desde ahí, la también mundialista en Estados Unidos ’99, Fátima Leyva, se encargó de detener los goles de la delincuencia y dirigió a casi 50 adolescentes, entre ellos 15 niñas. La mala coordinación de zonas y el poco interés de las asociaciones civiles por correr la voz, dejaron mucho que desear para la ex jugadora, cuya idea del proyecto “es una de las mejores” aunque hace falta llevarla a cabo correctamente:

“Ha sido una gran experiencia. La verdad quisieras entender lo que viven. Son chicos a los que no les prestan atención, algunos no tienen papás, están solos o viven con otros niños. Fue muy complicado entender algo que yo nunca viví”.

Un niño que difícilmente pronunciaba palabras, una joven que tenía antecedentes de cortarse las venas, otro que cometió robos y uno más que abusó de una joven, fueron sólo algunos de los perfiles de los jóvenes –todos ellos menores de 15 años– que acudieron al llamado de Glorias. Un bocado a tragarse sin agua.

Fátima Leyva terminó su participación en el proyecto piloto en diciembre del año pasado, por lo que ahora dedica su tiempo a planear una organización donde “pueda entrenar a niñas para jugar futbol, porque es más fácil trabajar con ellas y así alimentar un equipo grande que incluso pueda aspirar a becas en Estados Unidos”, una forma de autofinanciarse más allá de Glorias del Deporte.

Jocelyn, una de las alumnas de Fátima, sueña con ser futbolista o fotógrafa e igual que sus amigas espera que Glorias del Deporte regrese, pues la monótona rutina de su vida diaria es algo que quiere cambiar: “antes y ahora que ya no está el proyecto lo único que hago es llegar de la escuela, mi tarea, juego un rato con mis amigos, checo mis redes sociales, me baño y me acuesto”. Un retrato de adolescentes también conocido en el país.

La mamá de Jocelyn trabaja en la limpieza de hogares ajenos y su padre tiene una enfermedad del hígado que no le permite tener ingresos. Ambos vieron que Glorias del Deporte abría las perspectivas de su hija. Por eso, el mayor defecto que le encontraron al proyecto –igual que ‘Tiburón” Sánchez– fue la continuidad debida: “El proyecto sólo duró cuatro meses. Esperemos que vuelva y se quede indefinidamente”, dice el ex jugador.

Esa es una de las quejas más generalizadas. Hay quien dice que las Glorias del Deporte son sólo falsas esperanzas disfrazadas de un acto político. Para Mariángela “Beba” Guzmán, el ojo detrás del documental Futbol, Escuela de vida, encargado de retratar las duras historias de Glorias, dichas esperanzas siempre son válidas:

“Se generó una conciencia padre y hubo un cambio claro. La verdad no sentí rechazo porque se trataba del PRI –de hecho el proyecto formó parte del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y el Delito–. Era un proyecto que se complicó más en la parte operativa. Los chavos no sabían qué onda. Por ahí sí fue gente a la academia del PRI, patrocinadores, pero nada más, yo hubiera hecho el proyecto independientemente de quién viniera. La guerra contra el narco es a partir de la necesidad. Una mejor forma de combatirlo es previniendo”, declara.

El hecho es que Glorias del Deporte tocará nuevas puertas en su segunda edición a partir de julio, se dice que quizá en esta ocasión sean 80 academias, todas con la misma línea de las primeras 21, la misma intención y quizá una mejor participación –ojalá también de mujeres–. Habrá que esperar para ver quién domina mejor el balón: si la descomposición social o el espíritu de las y los jóvenes que aún no deciden para qué equipo es mejor jugar.

 

 

Captura de pantalla 2014-06-12 a la(s) 14.43.22

Frases:

“Quisiera que Glorias del Deporte durara toda la vida, o conocer a alguien que me pueda jalar para llegar a donde quiero”.

Zaida Saldaña.

 

“Fue una experiencia muy enriquecedora como jugadora fuera de la cancha, trabajé con personas muy nobles que por azares de la vida les tocó estar ahí y tienen que sobrevivir día a día”.

Fátima Leyva, ex seleccionada nacional.

 

 

 

Olga Trujillo

Periodista Deportiva Independiente

@cira_trujillo

Anuncios

3 comentarios en “BALONES DE FUTBOL EN VEZ DE PISTOLAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s