LA SUB 17 FEMENIL AMERICAN ME?

Go, Eva, go” gritaba Rodrigo González a su hija a quien vino a ver jugar con la Selección Femenil Mexicana Sub 17 desde Dallas, Texas. Eva va a un Mundial a representar a un país que no habita, pero que creyó en ella: “Las oportunidades se dan una sola vez” y en Estados Unidos eso no sucedió, dice el padre orgulloso de sus raíces y además “México tiene una gran cultura”, las Pirámides de Teotihuacán lo convencieron.

“A Eva le gusta conocer también, esta vez he ido a muchos lugares y cuando subo mis fotos en Facebook, me dice ‘¡ay qué bonito!, ¿por qué no puedo ir yo?’… porque estás entrenando, por eso mija”. Ella lo sabe, ha practicado futbol con su papá desde que tenía 10, hasta el año pasado cuando en su primer partido de práctica el técnico Leonardo Cuéllar preguntó por sus papeles y aunque “no los teníamos en orden”, todo se resolvió y estamos aquí”, comenta Rodrigo, quien posee la nacionalidad mexicana gracias a sus padres.

Con Eva González, eran seis norteamericanas de once jugadoras que alinearon ayer contra Corea del Norte, un espectáculo bilingüe: Emily Alvarado (portera) de El Paso Texas, Vanessa Flores (media) y Kimberly Rodríguez (defensa) de Houston, Janae González de Los Ángeles (media) y Jaqueline Crowther de California. En la afición, niñas de Pumitas acompañadas de sus padres así como jugadoras-estudiantes del conjunto universitario permanecían en pie bajo el irremediable baño de sol. Las pequeñas soltaban porras, halagos, y las grandes preguntas:

¿Por qué traer norteamericanas si somos tantas mexicanas? ¿Qué pasaría si a nosotras a esta edad nos pagaran por jugar como en otros países? Romina y Katia, ambas deportistas y estudiantes, reconocieron criticar dicha tendencia de importar talento norteamericano y también aceptaron el beneficio del fogueo, pero con límites. La UNAM tiende a desamparar a sus atletas.

En Estados Unidos pasa lo contrario, hay tantos recursos económicos y ‘pull’ de atletas que las oportunidades se reducen, por eso haberle anotado gol a su propio país, así como a Canadá durante el Premundial en Jamaica, fue motivo de celebración en casa de Eva: “Nadie podía creerlo, fue una alegría para toda la familia y cuando regresó como campeona de CONCACAF festejamos en grande”.

El nivel de Eva, quien practica en escuelas demandantes desde sus inicios, ha estado incluso a punto de “quemarla” o bien hacerla perder esa pasión por el exceso de trabajo: “Como a los 12 años la quité del equipo donde estaba que era muy competitivo y la puse en uno de menor exigencia”, dice Rodrigo quien vive de su propio sello para comercializar música y agrega “la he puesto a jugar con hombres y alguna vez le quisieron faltar al respeto pero Eva no habla con la boca, sino con los pies, así se los ganó”. Así que cuando llegó a la Selección Nacional, le regresó la alegría por el deporte y empezó entrenar sola.

El Tricolor, que a pesar de tener poca difusión en los medios locales, seguía ordenado en la cancha y aunque no lograba terminar las jugadas de gol demostraba en conjunto un nivel mundialista. Corea del Norte logró anotar al minuto 87, pero eso no desdibujó las sonrisas de las pequeñas fans que querían tomarse la foto con las jugadoras. El secreto de la infancia se esconde en hacer lo que te gusta.  El talento llega tarde o temprano de un país o de otro, aunque otros lo llamen globalización.

Eva Gonzalez, mediocampista

Eva Gonzalez, mediocampista

Fotos: Imago7 y Diosas Olímpicas

Fotos: Imago7 y Diosas Olímpicas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s