LA LESBIANA QUE GANÓ PLATA EN RUSIA

Para hacer historia la austriaca Daniela Iraschko necesitó un salto de 104 metros. Ganó la plata del salto de rampa. A pesar de ser la favorita para ganar el oro en el debut de la prueba que tardó 90 años en aceptar mujeres, la alemana Carina Vogt obtuvo una mejor calificación de los jueces. Sin embargo la felicidad de Iraschko quedó intacta así como el festejo con su esposa Isabel, con quien se casó hace medio año, y con quien seguro compartirá el triunfo una vez que llegue a casa. Todo sea por respetar las leyes rusas.

Iraschko, campeona del mundo en 2011 en Oslo y nacida hace 30 años en Eisenerz (Estiria), se declaró lesbiana de forma pública y abierta hace unos meses pues “a mí siempre me importó un rábano lo que los demás pensaran de mí”, dijo a un diario de su país. Tras su boda convirtió en compuesto su apellido. Ahora es Iraschko-Stolz. Stolz, en alemán, significa “orgullo”.

La saltadora venció en cinco pruebas de la Copa del Mundo (segundo lugar hace dos temporadas), por lo que se le tenía en la mira para ser una de las campeonas olímpicas, la primera de la historia de los saltos femeninos; su principal rival era la joven de 17 años la japonesa Sara Takanashi, que con diez triunfos y un liderato claro en esa competición se veía en el podio pero quedó en cuarto sitio, mientras que la francesa Coline Mattel alcanzó el tercer lugar.

La ley antigay rusa que prohíbe cualquier promoción de la homosexualidad y que encendió la polémica en el mundo por tratarse de “homofobia”, es por lo que  Stolz no paró de recibir peticiones de entrevistas de los medios rusos en los pasados meses, mismas que rechazó:

“Hay pocos deportistas que hablan abiertamente acerca de su homosexualidad y aún permanecen en activo. Tengo la sensación de que ahora se busca y se necesita a alguien para ponerle ahí delante” explicó Stolz el pasado mes de octubre al diario Kurier.

Y aunque Iraschko está en primera fila como lesbiana, se trata de un dilema pues su rostro aunque es de los más buscados para la prensa, al mismo tiempo debe ponerse una cortina: “Hay que darle una oportunidad a los rusos. No encierran a los homosexuales, lo único es que se tienen que esconder un poco. No es agradable, pero es que al país le falta tiempo aún para que su sociedad lo asuma. Hace veinte años en Austria tampoco era fácil para un deportista salir a hablar en público de estas cosas”, comentó Iraschko en la citada entrevista.

Y sí, haberse liberado la colocó en una vitrina distinta por eso aclara: “Lo único que quiero en Sochi es saltar. Y, en cualquier caso, a los deportistas nos han prohibido hacer manifestaciones políticas durante los mismos. Y encima, no estoy en la posición de indignarme. Las saltadoras estaremos ahí por primera vez. Si ya hubiese ganado siete medallas de oro, todo sería distinto”, apuntó.

Los valores de los Juegos Olímpicos que predican inclusión de color, raza y género justamente también quedaron ocultos detrás de la ley rusa, pero la saltadora sabe que no hay mucho qué hacer. “Cualquiera que me conozca sabe cuál es mi opinión acerca de esas leyes. No estoy de acuerdo con ellas. Pero yo no las voy a poder cambiar. Es triste que con ellas se pierda la esencia del espíritu olímpico”.

Iraschko-Soltz, quien también juega al fútbol -de portera, en el Wacker Innsbruck de la liga austríaca-, se une a las voces de las deportistas que han hablado abiertamente acerca de su preferencia sexual como las ex tenistas Martina Navratilova y Billie Jean King, las campeonas olímpicas noruegas de balonmano en Pekín’08 Gro Hammerseng y Katja Nyberg -que ya no son pareja-; y, después de retirarse, la séptuple campeona mundial sueca de esquí alpino Anja Paerson.

Los lugares están otorgados. Al final de la competencia Iraschko esperó unos segundos para saber que aunque saltó cinco metros más que la actual campeona, la puntuación final no le favoreció. La pregunta se queda en el aire. Por lo pronto, la medalla de plata le queda bien a Iraschko Soltz, quien dio un salto histórico para las mujeres y lesbianas.

Segundo lugar en salto de trampolín Sochi 2014

Segundo lugar en salto de trampolín Sochi 2014

EL DATO:

La alemana Carina Vogt obtuvo 247.4 puntos contra 246.2 de la austriaca Iraschko Soltz, sólo 1.2 décimas de diferencia.

"Hay que darle una oportunidad a los rusos"

“Hay que darle una oportunidad a los rusos”

Olga Trujillo

Periodista Deportiva Independiente

@cira_trujillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s